Escolares.com.ar - El sitio con mayor información para escolares

Switch to desktop Register Login

Actuales amenazas de las ballenas y delfines

Peligros y amenazas

Dejando aparte filias o fobias hacia los cetáceos, la conservación de estos animales marinos es muy importante ya que componen un eslabón fundamental la cadena trófica marina, y por tanto, contribuye a mantener la biodiversidad del ecosistema.

Las principales amenazas que afectan globalmente a las poblaciones de cetáceos son:

La Caza (de ballenas y de delfines)

Las Pesquerías (competencia y captura incidental)

La Contaminación (químicos tóxicos y ruido)

La Degradación del hábitat (incluyendo calentamiento global y desarrollo)

La Captura viva para cautiverio (espectáculos y baño con delfines)

La caza de cetáceos

A pesar de las regulaciones que ha llevado a cabo al CBI (Comisión Ballenera Internacional) en las últimas décadas, todavía hay países que continúan esta actividad alegando razones de todo tipo: recuperación de las poblaciones de determinadas especies, competencia de los cetáceos por la pesca, tradición en el consumo, etc... Noruega y Japón encabezan esta lista, pero también Rusia, Islandia y otros países más pequeños, luchan por evitar un descenso de la actividad de su flota a pesar de la oposición de la mayoría de los países del globo.

Las Pesquerías

Otro gran problema para la pervivencia de los cetáceos es el aumento de la actividad pesquera comercial, que ha diezmando su fuente de alimento en todo el mundo. De acuerdo con las estadísticas de la FAO, el 70% de los stocks de peces en el mundo están completamente pescados, sobreexplotados, severamente depredados o se encuentran en un proceso lento de recuperación de la depredación

Otro peligro añadido por esta actividad humana es la captura incidental, por la cual los cetáceos son amenazados por las redes (al menos 300,000 animales quedan atrapados en ellas por año), bien por su uso activo, bien por ser redes perdidas o abandonadas en el mar.

A pesar de estos datos, no todas las flotas pesqueras adoptan medidas que disminuyan este terrible impacto, como el abandono de las redes de cerco y de cortina, o del palangre, técnicas altamente destructivas para el ecosistema marino por su incapacidad selectiva.

La Contaminación

Todos somos conscientes del aumento de la contaminación de los mares por la acción del hombre, que ha los tratado desde siempre como un vertedero pensando en que tienen una capacidad de regeneración ilimitada. Las principales causas de contaminación química que más afectan a los cetáceos son:

Desagües industriales

Químicos de la agricultura

Desagües domésticos

Elementos radioactivos

Basura

Hidrocarburos

Los cetáceos son depredadores de alto nivel y absorben los elementos contaminantes de sus presas en pequeñas concentraciones, provocando que se acumulen dentro disolviéndose en la grasa (por ejemplo, los famosos PCBs y DDT ) Paradójicamente, este hecho ha contribuido al descenso de la comercialización de la carne de ballena, al descubrirse la alta concentración de tóxicos que tiene en la actualidad.

La basura que llega al mar supone un gran peligro para los cetáceos. Una simple bolsa de plástico puede llegar a ser mortal, ya sea por que la ingiere o por que mete la cabeza en ella y se le obstruye el espiráculo.

Otro elemento contaminante que afecta a los cetáceos es el ruido. El aumento constante del tráfico marítimo comercial y de embarcaciones deportivas ha contribuido a que el "mundo del silencio" deje de serlo, afectando más a las especies que hacen del sonido un elemento imprescindible en su vida cotidiana, como es el caso de los cetáceos. En Canarias no podemos olvidar el impacto de las maniobras militares que usan sonar de alta potencia, como causantes de la mortandad de zifios, o el empleo de barcos de alta velocidad como medio de comunicación entre las islas.

Degradación del hábitat

En este apartado podemos hablar desde la influencia del calentamiento global hasta

el asentamiento humano en las costas. Tampoco es nada nuevo que el medio ambiente está siendo agredido a escala global, y en el caso de los cetáceos, también se está notando. El cambio de temperatura del agua está modificando conductas en especies migratorias, al tiempo que se ven afectados por la escasez de sus presas habituales.

En Canarias, la introducción de la acuicultura está modificando los patrones de conducta de los delfines mulares, que se están acostumbrando a vivir cerca de las jaulas de engorde de peces, dada la facilidad para conseguir alimento. Este hecho está aumentando la interacción con el hombre, ya que muchas personas se acercan a estas instalaciones para contemplarlos, bañarse con ellos, e incluso, alimentarlos.

El aumento constante de embarcaciones, tanto comerciales como deportivas, en los mares, ha incrementado el ruido, los desechos y las colisiones con los cetáceos. De hecho, según las últimas investigaciones, un tercio de los animales que aparecen muertos en Canarias son por causa de la actividad humana.

La captura para el cautiverio

El Plan de Acción para la Conservación de los Cetáceos para los años 2002 a 2010 de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) dice:

"La captura viva de cetáceos para el cautiverio o la investigación es equivalente a la matanza de delfines, porque se extraen de forma permanente animales reproductivos de las poblaciones naturales, los cuales ya no contribuyen a mantener estas poblaciones. Cuando se extrae sin manejo, sin investigación o sin seguimiento, la captura viva puede causar una seria amenaza para poblaciones locales."

Esta actividad se desarrolla frecuentemente por empresarios que aprovechan las legislaciones débiles en protección medioambiental que tienen los países subdesarrollados, de donde extraen los ejemplares destinados a los zoológicos o espectáculos. No se tienen cifras exactas del impacto de este negocio en las poblaciones, debido a que en muchos casos se hace forma ilegal, pero se estima que mueren muchísimos más de los que llegan vivos.

Debido a la rentabilidad de este negocio están proliferando las aperturas de delfinarios en todo el mundo, lo que hace suponer que la industria de la captura en libertad va a seguir funcionando muchos años.

Más información...