Escolares.com.ar - El sitio con mayor información para escolares

Switch to desktop Register Login

El Okapi

okapiPEl okapi es el último gran mamífero descubierto en África. Es un animal de selva que vive solitario o en parejas en una zona muy restringida de Zaire, entre los ríos Uëlle e Ituri y en las selvas de Aruwimi.

El pelo es corto, de color rojizo muy oscuro en el cuello y el tronco, la cabeza más clara, con una franja oscura entre los orificios nasales, y las patas negras con franjas blancas transversales. Alcanzan el metro y medio de altura, y no llegan a los 200 kilogramos de peso.

La lengua del okapi es muy larga y prensil, lo que le permite conseguir las hojas de los árboles y arbustos de las que se alimenta. Además, la gran flexibilidad del cuello, le permite alcanzarse todas las partes del cuerpo para su aseo.

Los machos presentan entre dos y cinco pequeños cuernos cubiertos de piel, aunque a veces asoman las puntas.

Las hembras paren una única cría tras una gestación de unos quince meses. Durante los primeros años de vida, los okapis emiten una amplia gama de sonidos para comunicarse con sus progenitores, pero los adultos tienden a ser mudos, excepto los machos que buscan pareja.

El okapi es el pariente vivo más próximo de la jirafa, y se puede considerar como un fósil viviente, por su parecido con los primeros jiráfidos aparecidos en el Mioceno.

Las primeras noticias del okapi en occidente se deben a Henry Morton Stanley, el famoso explorador del río Congo, que en 1890 refería en su diario el relato de los nativos Wambutti sobre un misterioso animal similar a los caballos de los exploradores, pero de menor talla.okapi

Generalmente son animales solitarios, aunque, en algunas ocasiones, se ha comprobado que viven en pareja pero no de manera permanente. Después de un embarazo de catorce o quince meses nace una sola cría en agosto u octubre, que experimenta un crecimiento muy rápido durante las primeras semanas.

Si es hembra, madurará a los dos años de edad, mientras que si es macho todavía le faltará algún tiempo para llegar a la edad adulta. Al parecer, las crías más jóvenes no son capaces de diferenciar a su madre de otras hembras y pueden ser adoptadas por otras okapis con facilidad en caso de perder a su progenitora (la cual la defiende a veces hasta la muerte, incluso si se enfrenta con su único depredador, el leopardo). La esperanza de vida ronda los 30 años.

El sentido más desarrollado es el olfato, seguido del oído. Las crías tienen un amplio repertorio vocal con el que comunicarse con sus madres, pero los adultos tienden a ser mudos. Una de las pocas veces que emiten sonidos se da cuando los machos buscan pareja durante la época de apareamiento.

Lo impenetrable de su área de distribución impiden saber de cuántos individuos se compone realmente la población mundial de okapis. A pesar de ello, se la considera una especie vulnerable (aunque no en peligro grave) debido a su pequeña área de distribución.

La complejidad de su estudio en el medio natural ha hecho que gran parte de los datos que sabemos de él hayan sido obtenidos en zoológicos o en situaciones de semicautividad.

Fuente de imagen: Zoológico de Lisboa