Escolares.com.ar - El sitio con mayor información para escolares

Switch to desktop Register Login

El Atún rojo

atun

Cada año, durante los meses de verano, el Mediterráneo se convierte en el lugar de encuentro de la flota pirata para el saqueo del atún rojo, una de las especies más apreciadas en los mercados internacionales.

Cada año, durante los meses de Mayo, Junio y Julio, el Mediterráneo se convierte en el lugar de encuentro de una flota de unos de 50 barcos, palangreros industriales de gran escala, que se reúnen para pescar durante su época de desove una de las especies más preciadas en el mercado internacional: el atún rojo.
La mayoría de estos buques son barcos con banderas de conveniencia, pertenecientes a países como Belice, Honduras y Sierra Leona. El resto de ellos, ni siquiera se molestan en mostrar el nombre del barco, ondear una bandera o enseñar cualquier tipo de identificación. Son auténticos piratas y su botín es uno de los pescados más cotizados en el mundo.Los atunes son peces de gran tamaño (algunos pueden llegar a pesar más de 600 kilos), muy voraces y excelentes nadadores. Son animales gregarios, y realizan largas migraciones, tanto para reproducirse como en busca de alimento. La única zona de desove conocida para el stock este de atún rojo es el Mediterráneo, al norte y al este de las Islas Baleares.

Esta especie está siendo pescada de forma abusiva. En los últimos veinte años, la población adulta ha disminuido en un 80%. De continuar así las cosas, en pocos años no quedarán atunes que pescar. Además, el elevado nivel de capturas accesorias de otras especies como tiburones, tortugas marinas o peces espada asociada a la pesca de los palangreros piratas, representa un hecho lo suficientemente importante para preocuparse.

Japón es el principal destino del atún rojo capturado en el Mediterráneo. En Enero de 1998, Japón importó por avión 3.708 toneladas de atún rojo fresco, doblando la cantidad que se había importado el año anterior. El atún rojo alcanza un precio muy elevado en el mercado Japonés ? unos 4.5000 yen/kg., lo que equivale a unas 5.600 ptas. Su elevada demanda en este mercado está impulsando la extinción comercial de una de las pesquerías más antiguas y lucrativas del mundo.

Esta elevado precio del atún atrae a las flotas piratas al Mediterráneo. A pesar de que estos barcos pescan atún rojo, los países cuyas banderas ondean en sus popas (en el caso de mostrar bandera alguna) no pertenecen a la organización encargada de la gestión de esta pesquería ? la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT en sus siglas inglesas). De esta manera, esta flota pirata no informa de sus capturas, ni cumple con ninguna de las regulaciones establecidas internacionalmente para la gestión y conservación de los stocks de atún.

El ICCAT ha impulsado algunas medidas para reducir estos abusos, que incluyen, entre otras, prohibir las importaciones de atún de Belice, Honduras y Panamá. Algunos de los buques con banderas de estos países, se están ahora reabanderando a otros sobre los que no se han impuesto sanciones comerciales. Además, los países miembros de ICCAT deben, entre otras cosas, inspeccionar todos estos buques cuando entran a sus puertos. En el Atlántico Oeste, EEUU y Japón (ambos miembros de ICCAT) han prohibido las importaciones de Atún Rojo del Oeste proveniente de palangreros de Belice, Honduras y Panamá. Pero la realidad es que en el Atlántico Este y el Mar Mediterráneo, el comercio internacional de atún rojo capturado por flotas piratas sigue permitiéndose.

Es necesario y urgente disminuir el esfuerzo pesquero

La mayoría de los barcos piratas que pescan atún rojo son palangreros industriales de unos 55 a 65 metros de eslora. Cada uno de ellos utiliza palangres de hasta 100 Km. de longitud y más de 2.000 anzuelos. Junto a esta flota ilegal cientos de barcos pesqueros, pertenecientes a países mediterráneos, pescan con otras modalidades como el cerco, el palangre, las redes de deriva, el cebo vivo o las mismas almadrabas. Además, muchas embarcaciones deportivas capturan atunes con diversas modalidades de anzuelo.

La industrialización y modernización de las distintas flotas regionales, combinado con las actividades ilegales de la flota pirata y banderas de conveniencia, han llevado a un incremento del esfuerzo pesquero que ha hecho aumentar las capturas de forma dramática, poniendo en peligro la subsistencia de la pesquería de atún rojo.

A pesar de que desde 1974 los científicos de ICCAT ya alertaron de la necesidad de reducir el esfuerzo pesquero (las capturas pasaron entonces de 5.000 toneladas a 14.000), éstas no han hecho más que aumentar. En 1994 se alcanzaron las 38.000 toneladas. Ese año, el ICCAT recomendó cerrar la pesquería durante los meses de Junio y Julio a palangreros mayores de 24 metros de eslora y una reducción global del 25% del esfuerzo pesquero. En 1995, las recomendaciones del ICCAT entraron en vigor, pero ni la flota pirata ni ningún país llegó a obedecerlas. En 1996 el ICCAT recomendó una reducción del esfuerzo pesquero del 35%, la prohibición de transbordos vía avión a Japón en el mes de Junio y la prohibición de la pesca con redes de cerco en el mes de Agosto. A pesar de todas estas buenas intenciones, el nivel de capturas actual del atún rojo del este y Mediterráneo es 8 veces superior a los establecidos antes de 1974 (más de 40.000 toneladas al año).

En 1997, las capturas declaradas alcanzaban las 44.000 toneladas, pero los representantes de ICCAT opinaban que los niveles reales de capturas podrían ser un 30-50% superiores, debido a las capturas piratas no declaradas llevadas a cabo por estas flotas. Además de estas capturas no declaradas, los niveles de pesca que han venido declarando muchos países no reflejan las capturas reales, y las estadísticas son deficientes e incompletas. Ello añade incertidumbre a los cálculos científicos (ya de por sí inherentemente inciertos).

A la sobrexplotación de las madres durante la época de puesta de los atunes se le añade la captura de enormes cantidades de atunes juveniles (los que todavía no han alcanzado su edad de maduración sexual). El atún rojo no alcanza la madurez sexual hasta los 5 años de edad (más de 30 kilos de peso). Sin embargo, la ley sólo prohibe capturar atunes de peso inferior a los 6? 4 kilos. En el Mediterráneo y Golfo de Vizcaya, la media de captura de atunes de menos de 6?4 kg. representa un 35-40% del total. El mercado de atunes inmaduros sigue en aumento.

Debido a la sobrexplotación de las madres y los juveniles, los científicos han alertado sobre la insostenibilidad de las actuales capturas de atún rojo en el Mediterráneo.

Fuente:  Greenpace  - febrero de 2006